¡La tierra está viva! Vinos Biodinámicos en el Club 30

Para quien os estéis preguntando de donde vienen y que es esto de los vinos Biodinámicos, os puedo decir que la práctica de la biodinámica en viticultura se ha popularizado en los últimos años. Tuvo su expansión en los años 70 en varias regiones de cultivo, entre ellas Francia, Suiza, Italia, Austria, Alemania, Australia, Chile, Sudáfrica, Canadá y los Estados Unidos. Un gran numero de viticultores se han convertido recientemente a las prácticas biodinámicas. Según un articulo publicado en la revista Fortune, muchas de las propiedades más importantes de Francia en Borgoña, en Loira, en el valle del Ródano, y en Alsacia siguen la viticultura biodinámica, en este momento hay más de 450 productores de vino de todo el mundo biodinámicos y espero que sea una cantidad que crezca en los años venideros.
Video de Bodegas Conde de Gomariz
Básicamente lo que los biodinámicos proponen es potenciar la naturaleza a partir de lo que ella misma lleva haciendo por miles de años, utilizando sus mismas herramientas: enriquecer la tierra para que la planta tome de ella lo que necesita. Es bonita esa lógica, ya que confía en la sabiduría de la naturaleza, más que en la imposición de bactericidas y vitamínicos estandarizados.

Como resultado de los diferentes compuestos químicos que se utilizan en las viñas como en los procesos de vinificación, hoy la mayoría de los vinos en el mundo poseen sabores estandarizados, ya que esta intervención hace que se pierdan las particularidades propias del lugar y del clima del que provienen los vinos. Si entendemos "terroir" como la suma de los factores suelo, clima y trabajo del hombre, cada vino debería dar cuenta de su origen y distinguirse de aquellos que tienen una procedencia distinta. La propuesta de la biodinámica es potenciar estos factores para hacer vinos únicos y con identidad.

En la actualidad, un vino para ser etiquetado como "biodinámico" tiene que cumplir con las estrictas normas establecidas por la Asociación Demeter, este es un organismo de certificación reconocido internacionalmente. Esta Asociación Internacional distingue con este aval a los productos procedentes de la agricultura biodinámica. La normativa orgánica europea garantiza mediante un etiquetado que se cumplen las normas de producción y uso de los preparados biodinámicos, prohibición de plantas genéticamente modificadas, semillas híbridas y fumigaciones. La normativa para obtener el sello Demeter es más estricta en su aplicación que la normativa aplicada a la agricultura y producción ecológica.
La viticultura biodinámica se deriva de las ideas y sugerencias de Rudolf Steiner (Agrónomo Austriaco1861-1925). Los principios y prácticas de la biodinámica se basa en su filosofía espiritual/práctico, llamado antroposofía, que incluye la comprensión de los valores ecológicos, el energético y el de naturaleza espiritual.
Como método práctico de la agricultura, la biodinámica encarna el ideal de la creciente autosuficiencia ecológica al al igual que con la agro-ecología moderna, sino que incluye consideraciones ético-espirituales. Este tipo de viticultura considera la finca como un sistema coherente.
De acuerdo con Monty Waldin, vinicultor biodinámico, la biodinámica es el movimiento de agricultura orgánica más antiguo del mundo y el único que tiene como principios la sostenibilidad y la autosuficiencia. Sí, las viñas biodinámicas deben ser organismos autosostenibles. Las plantas nativas son animadas a crecer junto a las viñas para crear un hábitat que controle naturalmente mejor a los insectos y evite la erosión del suelo. Los caballos se utilizan para arar y el estiércol de la vacas para hacer el compost. La idea es que todo lo que viene de la tierra vuelva a ella después del proceso de elaboración del vino. Un círculo de alimentación que se cierra. Algunas de las prácticas biodinámicas implican que la poda, la labranza y cosecha de las viñas se haga de acuerdo con el movimiento de la luna y las estrellas, o que un cuerno de vaca lleno de estiércol sea enterrado en el suelo durante los meses más fríos para hacer una preparación para el compost. Calendario Biodinámico

Creo que es una muy buena opción la de la viticultura biodinámica, es una forma más de interpretar los códigos que nos da la naturaleza. Luego queda el trabajo del enólogo que tiene que interpretar las uvas, dejar que el vino luzca las características que le son propias. 
Los mostos de las uvas biológicas se vivifican y se envejecen con el mismo espíritu global y con los mismos cuidados aplicados a las viñas. En bodega tienen que reducir al máximo sus intervenciones para conservar la evolución natural del vino, y utilizar el mínimo de azufre necesario para su buena conservación.
Si queréis documentaros más existe una publicación que se llama "El vino del cielo a la Tierra"( ISBN978-84-932779-6-3) de Nicolas Joly, en la que nos narra su experiencia como viticultor al frente de uno de los viñedos más admirados de Francia. Nicolas tras más de veinte años de experiencia y de las mejoras logradas en sus viñedos nos cuenta las grandes amenazas que se ciernen sobre la viticultura y señala el camino para recuperar la autenticidad en los vinos.

Ahora os dejamos con una presentación que realizo Juan Ferrer Espinosa en su Viniteca Enopata, donde está llevando a cabo un proyecto con alma, "El Club 30", un club de vinos en el que los vinos seleccionados intentará que sean biológicos y biodinámicos. Una muy buena apuesta por los vinos de calidad y de pequeñas producciones. En esta ocasión Juan nos va a presentar tres vinos, el primero "The Flower and the Bee" un 100% Treixadura de la DO Ribeiro, seguido por un "Domaine Treuvey Chardonnay 2010" un vino del Jura 100% Chardonnay de viñedos viejos y el último es un vino de la Tierra de Valdejalón "Evohé Mazuela 2011" un vino de viñedos viejos. Si estáis leyendo el post desde un teléfono o tablet pulsa "Aquí" para escuchar el audio de la presentación en la Viniteca Enópata de la selección de los vinos del Club 30.

No hay comentarios:

Publicar un comentario