FITUR 2013 con el Enoturismo


La Feria Internacional de Turismo empieza de nuevo este año con otra bajada de los expositores. Este año la feria ha quedado repartida en ocho pabellones. Asimismo, la muestra cuenta este año con un total de 607 stands, junto a la participación de 8.979 empresas y un total de 167 países. 

Una feria que es todo un referente para el sector turístico, una buena plataforma para los profesionales del sector, la cual inaugura el calendario turístico y por tanto, es la cita idónea para conocer proyectos, estrategias y tendencias del mercado así como planificar el ejercicio y establecer las líneas de trabajo para los profesionales del sector.
Como dato interesante para los amantes de las redes sociales, en esta edición, las empresas participantes suman 93 millones y medio de seguidores en Facebook y 14’8 millones de followers en Twitter, lo que supone un total de 108 millones de seguidores entre todos los participantes 2.0 en FITUR.



Este año una de las novedades, es la ampliación de la oferta turística  en uno de los sectores que esta experimentando una gran demanda, el Enoturismo. Una sección que reúne una alta selección de hoteles con bodegas, de distintas zonas productoras de España, de gran belleza y cuya actividad gira en torno al mundo del vino, conjugando el turismo más exclusivo con la cultura y tradiciones que rodean la elaboración del vino.

En lo referente al vino, sigue llevándose la palma La Riojavolcándose otro año más dando a conocer su producto más preciado, el vino.
Pude disfrutar de una cata de las Bodegas Urbina a cargo del enólogo Ángel Benito, en la que nos presento tres vinos de la bodega, eligiendo para ella cosechas catalogadas como excelentes por el consejo regulador de Rioja.

Habían más comunidades autónomas con ofertas similares o parecidas, en el caso de Euskadi, tenían preparada una cata de Txakolis a cargo del enólogo y sumiller Mikel Garaizabal. El cual explico con la cata de dos de sus vinos las diferencias que podríamos encontrar en este tipo de vinos.

Otra oferta vinícola importante fue la de las islas Canarias, las cuales daban a conocer sus vinos con esa gran tipicidad que otorga su condición volcánica de las islas.


En definitiva y en la parte que a mi personalmente me interesa, el vino puede dar sin duda un potencial enorme al sector turístico si sabemos  gestionar como toca la riqueza vitivinícola de las zonas de producción en España. Ya que este tipo de turismo está estrechamente  relacionado con el turismo gastronómico, cultural (arquitectura, arte) y de la salud-belleza. Es sin duda una de las mejores formas de que  los turistas conozcan cada zona vitivinícola a través de la degustación de sus vinos, la visita a bodegas y como no los viñedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario