Cutty Sark Secret Club, toda una fiesta clandestina.

El tema más controvertido del periodo 1920-1932 fue la prohibición de la fabricación y venta de bebidas alcohólicas que dio origen a un periodo de violencia cuando bandas organizadas de criminales controlaron la venta ilegal de bebidas alcohólicas.


En 1919 en EE.UU. entra en vigor las 18ª enmienda de la Constitución a partir del de la iniciativa de la congresista Andrew Volstead por la cual son prohibidas las bebidas alcohólicas, bajo la llamada Ley Seca, la medida que se prolongará hasta 1933 tendrá como efecto un espectacular auge de los grupos mafiosos ligados al comercio clandestino del licor, lo cual motivará numerosas polémicas mientras se extiende la corrupción entre quienes deben combatirlos. La prohibición se hizo efectiva en todo el territorio nacional el 16 de enero de 1920.
El desprecio a la ley alteró las costumbres principalmente de las clases altas, de forma extremadamente nociva. Los viejos “Saloons” desaparecieron dando paso a los “speakeasies” o bares ilegales.
Es aquí donde entra la prestigiosa marca de whisky Cutty Sark, que ha presentado con gran éxito en Valencia Secret Club, un exclusivo evento en el que los invitados hemos podido disfrutar del estilo clandestino de los speakeasies del New York de los locos años 20.


En un evento sin precedentes, donde  Cutty Sark ha querido rendir homenaje  a la enmienda XXI que derogó la Ley Seca. En la fiesta pudimos disfrutar de la música, coctelería y gastronomía más auténticas del New York de  los años 20. Y es que aunque la Ley Seca imperara en aquel momento, hay combinados que desprenden la esencia de aquella fascinante época. En esta época calidad del alcohol era muy baja, el whisky era de garrafón y la ginebra destilada en una bañera. De ahí que se intentará dulcificar el sabor de estos licores. En los locales de venta de alcohol ilegal, las cocteleras se llenaban de azúcar, agua y diferentes jugos. Todo dependía de la creatividad del barman. Como los cócteles que pudimos disfrutar en la fiesta…


el “The Scofflaw” el cual consta  whisky Cutty Sark, Vermouth seco, jugo de naranja y granadina o el “Whisky sour” el cual se realiza con Whisky Cutty Sark, azúcar, jugo de limón y naranja. Pero para mí, de todos los cócteles que se sirvieron, el mejor fue el “Blood and sand” un cóctel que lleva Whisky Cutty Sark, zumo de naranja, Vermouth y Cherry Heering, los cuales les aportan  un toque de dulce y cítricos que hace que disfrutes bebiéndolo.
La fiesta fue en una céntrica calle de la ciudad, y bajo la aparente tranquilidad de una tradicional funeraria neoyorkina de la época, lo que no podíamos imaginar es que desde el comienzo del recorrido, al encontrarse con Sam, viviríamos una experiencia inolvidable. Tras pasar por este personaje tan particular,  tuvimos que caminar hasta llegar a un pequeño cuarto, en donde un robusto portero nos pidió la contraseña que nos daría acceso al mundo clandestino de Secret Club. Una vez superados todos estos controles de acceso, pudimos acceder, a través de un ataúd trucado, accediendo a un verdadero speakeasy neoyorkino que nos enseñó lo mejor de la cultura americana de los locos años 20.


El magnífico sonido en directo de la banda de jazz, el ritmo y sensualidad de las bailarinas de burlesque o la creatividad de los cocteleros ataviados como boticarios, fueron solo algunas de las sorpresas que los asistentes a Secret Club pudimos disfrutar en esta fiesta donde la marca Cutty Sark dejo el listón muy alto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario