Las flores de pino en la cocina

Flor o yema de pino
Las coníferas están consideradas una de las familias más antiguas de plantas, pues son descendientes directas de los bosques primitivos que aparecieron antes que los bosques de hoja ancha. Existen cerca de 110 especies diferentes de pino en el mundo. Aquí en el mediterráneo, podemos encontrar el pino carrasco o Pinus halepensis , el Pino rodeno o resinero llamado también  Pinus pinaster , el Pinus pinea o Pino piñonero y el que más población tiene que es el pino albar o  Pinus sylvestris. En la medicina popular, el pino ha sido siempre reconocido como un poderoso desinfectante bronquial. Asimismo, el pino se ha utilizado como antiséptico, expectorante y tónico. Posiblemente el producto que más se consuma en nuestras casas sea los piñones, estos son muy ricos en aceites, constituyendo un alimento muy preciado que se emplea en muchos platos de cocina mediterránea y en confitería. Pero el tema que nos ocupa hoy son sus flores o yemas, las cuales se comen y aportan un toque especial por su sabor.


Cocochas de Bacalao con pil pil de pino
El pino es una planta monoica, es decir que se encuentran flores femeninas y masculinas en el mismo pie. En la medicina alternativa, con las yemas frescas del pino  o también  secas, se preparan infusiones, un polvo, caramelos para la bronquitis y baños medicinales relajantes. Pero seguramente muchos de vosotros nunca habréis pensado en meteros una yema de estas en la boca. Pues os puedo decir que el sabor es muy intenso y sorprendente, una mezcla de limón, resina y piñón, con un punto amargo. En el libro “Cómo cura la gemoterapia”, de Eva Duo, ésta explica. “Las yemas de pino estimulan el aumento y la regeneración del tejido óseo y del cartílago. Así como el abeto es remineralizante para el niño que crece, el pino lo es para el hombre adulto que envejece. También es útil como remedio para la osteoporosis de la post menopausia, para ayudar a curar las fracturas óseas, y para aliviar reumatismos crónicos y artritis.” Pero en este caso, en el Restaurante Kiaora, Yelel Cañas las emplea para hacer un plato de cocochas de bacalao con Pil Pil de aceite de pino y yemas. Así que os dejo con el vídeo para que veáis como se realiza esta curiosa receta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario