Lanzarote, una isla ligada a la Malvasía

Vista de La Geria
Vamos a empezar este post haciendo un poco de historia. Lanzarote es una de las siete islas del archipiélago Canario, es la más oriental de todas. Cuando llegas a la isla en avión impresiona su paisaje, no es de extrañar ya que Lanzarote es una isla de clima subdesertico, con una media de precipitación de 200 milímetros anuales.
Dedicada en el pasado fundamentalmente a la agricultura, la ganadería y la pesca, en la actualidad la economía de la isla gira a entorno al sector servicios, es decir, el turismo. A está actividad comienza a añadirse la viticultura, de importante peso en siglos anteriores y que se ha realzado con la creación de la denominación de origen para los vinos de Lanzarote.
Lavas en la isla
Para entender la forma de cultivo actual de los viñedos en la isla, hace falta remontarse a el día 1 de septiembre de 1730, entre las nueve y las diez de la noche, la tierra se abrió en Timanfaya, a dos leguas de Yaiza... y una enorme montaña se levantó del seno de la tierra, según el testimonio del párroco Lorenzo Curbelo. La isla se transformo por completo. Diez pueblos quedaron enterrados (Tingafa, Montaña Blanca, Maretas, Santa Catalina, Jaretas, San Juan, Peña de Palmas, Testeina y Rodeos) y durante seis años la lava se extendió por la zona sur cubriendo un cuarto de la isla y llenando las vegas cercanas de cenizas volcánicas. En 1824 de nuevo comienzan las erupciones en Timanfaya. Se produjeron terribles hambrunas, ya que en esa zona estaban los cultivos de trigo, parte de cuya producción se exportaba a otras islas, y buena parte de la población se vio obligada a emigrar. Desde entonces el paisaje se ha transformado gracias a las técnicas agrícolas de cultivo sobre lapilli, que capta la humedad de los alisios. Pues es todo esto lo que hace hoy posible disfrutar de esos vinos que se elaboran en toda la isla. Los viñedos se extienden por los siete municipios de la isla: Arrecife, San Bartolomé, Tías, Tinajo, Haría, Yaiza y Teguise, es verdad que destacan como principales parajes vitivinícolas los de La Geria, Tías-Maschade, San Bartolomé, Tinajo y Ye-Lajares. Salvo el último, que se encuentra al norte de la isla, todos ellos se concentran en la zona central y meridional alrededor de La Geria. De las más de 3.300 ha dedicadas en la isla al cultivo de la vid, 1.979 corresponden a vinos de la denominación de origen.

La Geria fue protegida por la Ley de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como Parque Natural de la Geria. Está es una zona conocida por la singularidad de su paisaje volcánico. Las vides se plantan en conos invertidos formados en el lapilli, llamado localmente "Picón", y protegidas adicionalmente por pequeños muros de piedra volcánica. Este tipo de plantación permite que las plantas enraícen más fácilmente en el suelo fértil, mientras que la capa superior de lapilli reduce la evapotranspiración, ya que el poroso lapilli, de gran higroscopicidad (que es capaz de captar el agua del ambiente), tiene la cualidad de retener la humedad del ambiente durante la noche y filtrarla hacia el terreno que se encuentra debajo, al tiempo que evita la evaporación durante el día, ya que rompe la capilaridad. Un estrato calizo inferior impide que el agua continúe hacia el subsuelo. De esta forma, los vientos alisios condensan la humedad del océano sobre la ceniza volcánica, que actúa a modo de esponja que retiene el rocío y lo transmite a las parras en un proceso de ósmosis. Esto explica el porque pueden vivir las vides en este clima tan seco, algo que sería imposible en otras condiciones.
Ceniza Volcánica llamada Lapilli o Picón
El conjunto, que esta rodeado como hemos dicho antes de un murete de piedras volcánicas de poco más de medio metro de altura y formando una semicircunferencia, tiene un propósito claro de protección de la vid frente al viento. Cuando se trata de viñedos en áreas donde la capa de lava es muy gruesa y los hoyos son profundos, impide que la ceniza acabe por sepultar a la cepa. En las áreas de menor grosor de la lava, impide que el viento y las cenizas que arrastra golpeen a la cepa directamente.
Las plantaciones de las viñas se extiende generalmente en altitudes de entre 200 y 500 metros sobre el nivel del mar. Su cultivo sin ninguna duda está condicionado por las peculiares características de la isla, tanto climatológicas como por lo que respecta a su origen volcánico, pero sin embargo todo esto hace posible encontrar en Lanzarote unos vinos muy peculiares con una gran mineralidad.
En la isla se producen varios tipos de vino, blancos, rosados, tintos, de uva sobremadurada, espumosos y vino licor. Desde luego que los blancos son los que le han dado la fama a Lanzarote, por sus Malvasias. También son muy curiosos los vinos que denominan "Vino Licor", están elaborados de forma monovarietal con uva Malvasía o Moscatel y casi todos o todos por el método de solera como los vinos de Jerez, estos son vinos densos, sabrosos y equilibrados.
Degustación de vinos en Bodegas El Grifo
Los vinos tintos son singulares, con un aporte especial que les da el terroir, estos vinos jóvenes son francos, con aromas frutales y/o florales y un fondo mineral.
En los viñedos repartidos por la isla podemos encontrar unas cuantas variedades de uva. si nos referimos a las variedades blancas podemos encontrar desde la mitica Malvasía Volcánica, Moscatel de Alejandría, Vijariego o Diego, Albillo, Güal, Verdelllo, Listán blanco, Burrablanca, Breval, Pedro Ximénez y Torrontés. Las variedades tintas que podemos encontrar son igual de numerosas, Listan Negra, o Almuñeco, Negramoll o Mulata, Malvasía Rosada, Tintilla, Bastardo Negro o Baboso negro, Cabernet Sauvignon, Merlot, Moscatel Negro, Pinot Noir, Ruby Cabernet, Syrah, Tempranillo y Vijariego Negro.
Yo en mi estancia en la isla solamente pude probar vinos elavorados con  la Malvasía Volcánica, el vino licor de Malvasía y también de Moscatel, la Listan Negro y la Diego en coupage con Moscatel de Alejandría.
Si estáis pensando en visitar la isla tenéis unas cuanta bodegas que podéis visitar, tenéis u total de diecisiete de las cuales yo en concreto visite cuatro, más que todo por cuestión de tiempo, ya que me hubiera gustado pasar por todas y probar sus vinos. Estuve en Bodegas Stratvs, una bodega que combina la tecnología con la tradición, ademas de ser la más reciente de la isla con un cuidado diseño en sus instalaciones las cuales son de lo más modernas. Bodegas El Grifo, de visita muy recomendable a su Museo del Vino, en el cual podéis ver el origen de está bodega mítica de Lanzarote. Bodegas La Geria, no pudimos visitar las instalaciones de bodega ya que en ese momento estaban elaborando y lo tenían cerrado al publico pero las vistas que tienen del viñedo no tienen desperdicio ninguno, os podéis sentar y con una copa de vino disfrutar del viñedo. La última fue Bodegas Rubicon, donde pude probar uno de los Moscateles que completamente puedo decir que me enamoro. En todas las bodegas tienen sus vinos para degustarlos y comprarlos en la tienda.
Resumiendo, una isla con encanto. Donde el consejo que nos dieron al llegar fue "pierdanse en la isla y disfrutenla" y eso hicimos...

Enlaces de interés:
-  Listado de Bodegas en la DO Lanzarote
- "La Malvasía Atlántica - Malvasía Aromática. Dudas, errores y algunas certezas"
   Un PDF que podéis descargar y leer algo de historia sobre está variedad y su integración en las Islas
-  Galería de Fotos de Bodegas Stratvs
-  Galería de Fotos de Bodegas El Grifo

Aquí os dejo unos vídeos del Diario de Lanzarote donde podéis disfrutar con lo que nos explican los Viticultores, espero que disfrutéis con este post como yo lo hice en la isla:

LA VITICULTURA EN LANZAROTE: AHORA O NUNCA


LA GERIA: UN LUGAR EN EL QUE EL TIEMPO SE DETIENE (Bodegas Rubicón)


LA GERIA, POR ENCIMA DE FREIXENET Y OSBORNE (Bodegas La Geria)


LA GERIA: DONDE LA FAMA PRECEDE A LA MALVASÍA (Bodegas Stratvs)


No hay comentarios:

Publicar un comentario